martes, 11 de octubre de 2011

MLS: el atractivo de la fórmula deporte+show

La Major League Soccer es una competición relativamente nueva pero en claro auge en un país donde el deporte es una auténtica religión. Pese a ir por detrás del baloncesto, el fútbol americano, el béisbol o el hockey, el soccer está creciendo a pasos agigantados los últimos años en Estados Unidos. La MLS se creó el año 1993 fruto del convenio que establecieron la FIFA y la Federación de Fútbol de los Estados Unidos mediante el cuál el organismo supremo del fútbol internacional atorgaba la celebración del Mundial de 1994 al país norteamericano a cambio de que se creara una liga de fútbol (soccer para los yankees) profesional en el país. No fue hasta 1996 que echó a rodar y lo hizo con 10 equipos de nueva creación, siguiendo un formato parecido al que rige en la NBA dividiendo a los equipos en dos conferencias, decidiéndose el título mediante unas eliminatorias o play-off a disputar entre los primeros de cada conferencia.

Actualmente la MLS cuenta ya con 18 equipos, que se ampliarán a 20 al comienzo de la próxima temporada. La idea es crear una segunda división y seguir con el modelo europeo de categorías inferiores. Como pasa con todos los deportes en Estados Unidos, el soccer se ha convertido ya en un icono del “High School” y en el mundo universitario. Cada vez son más los jóvenes que lo eligen para seguir su formación y estudiar mediante becas en las mejores universidades del país. De esta forma, son varios ya los españoles y europeos que aprovechan estas oportunidades que les brindan las universidades americanas para seguir jugando al deporte que más les gusta y terminar la carrera en los centros académicos más prestigiosos del mundo (Harvard, Princeton, UCLA, etc.). El hecho de que la MLS sea cada temporada más competente y reúna a mejores jugadores, ha hecho que muchos futbolistas abran sus horizontes y se lancen a descubrir el sueño americano e intentar triunfar en el país de las oportunidades por excelencia.

Como no podía ser de otra manera, la MLS también ha buscado los mejores contratos para ingresar en publicidad y ha vendido desde los nombres de los equipos hasta los estadios, por lo que no es extraño escuchar que el equipo de Nueva York juegue en el Red Bull Arena, que los New England Revolution lo hagan en el Gillette Stadium, que los Chicago Fire disputen sus partidos en el Toyota Center o que el FC Dallas juegue de local en el Pizza Hut Park. En Estados Unidos el show y el deporte siempre han ido de la mano y en el caso del soccer no es para menos. Todos los equipos cuentan en la manga izquierda de su camiseta con un enorme logo con la bandera del país y el himno nacional suena antes de cada encuentro, como si de un ritual se tratase. Todo ello pese a que un porcentaje altísimo de los aficionados que siguen el soccer sea de origen latino, un colectivo numeroso dentro del país pero no demasiado bien considerado.




La llegada a la MLS de estrellas decadentes procedentes del fútbol de elite europeo ha hecho subir el caché de la competición, pero este hecho no ha dejado de levantar suspicacias entre los que consideran que dichos jugadoras escogen este país para vivir un retiro dorado y probar una experiencia exótica antes de jubilarse en el mundo del fútbol. Los últimos en llegar, y actuales abanderados de la liga, son David Beckham y Thierry Henry. David llegó con el beneplácito indispensable de su mujer, Victoria, que quiso probar la vida glamurosa y excitante de Los Ángeles. De momento, el spice boy sigue en los Galaxy con un contrato multimillonario (su sueldo no rebasa los 5 millones de euros pero es propietario íntegramente de sus derechos de imagen, que probablemente doblen la cantidad inicial).

Henry también decidió que era momento de poner punto y final a su andadura por el fútbol europeo y le sedujo la idea de vivir en una ciudad donde, según dijo explícitamente, siempre había soñado asentarse. Henry es el jugador franquicia de los Red Bulls de Nueva York y comparte la vitola de líder del equipo junto al también ex barcelonista Rafa Márquez. Quien recientemente ha recalado en los Galaxy para formar tándem con Beckham ha sido Robbie Keane; el irlandés es el último ilustre del fútbol europeo que ha recalado en la MLS. Algunos nombres conocidos que en un momento u otro han pasado o están en estos momentos sobre los fields estadounidenses son Hristo Stoichkov, Claudio "El Piojo" López, Juan Pablo Ángel, Ljunberg, Mondragón, Nery Castillo u Omar Bravo.



No dudamos de que cada vez serán más los jugadores que se atreverán a cruzar el charco, porque la aventura norteamericana promete unos ingredientes que hacen muy atractiva la opción de embarcarse en esta travesía: buenos sueldos, jugar en la cuna del mundo contemporáneo, vivir el show americano desde primera mano y saborear el exotismo de una liga en auge.

1 comentario:

  1. Todos sabemos a lo que ha ido Henry a Nueva York!

    ResponderEliminar